REFORMA LABORAL

El sábado, 11 de febrero de 2012, se publicó en el BOE el Real Decreto-ley 3/2012, de 10 de febrero, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral, que entrará en vigor al día siguiente de dicha publicación.

Las medidas más relevantes de esta reforma son las siguientes:

DESPIDO. La nueva reforma laboral rebaja la indemnización por despido improcedente de los contratos indefinidos ordinarios, que hasta ahora era de 45 días por año trabajado con un máximo de 42 mensualidades, a 33 días por año trabajado con un máximo de 24 mensualidades.

Para quienes ya tienen un contrato indefinido, la indemnización se calculará de forma proporcional, de forma que se le pagarán 45 días por año trabajado para el período anterior a la entrada en vigor de la reforma y 33 días por año trabajado para el período posterior. En cualquier caso, será de aplicación el límite de 42 mensualidades, no el nuevo techo marcado por esta reforma laboral.

En cuanto al despido procedente, se mantiene la indemnización en 20 días por año trabajado con un máximo de 12 mensualidades, pero se precisa la definición: "Se entiende que concurren causas económicas cuando de los resultados de la empresa se desprenda una situación económica negativa en casos tales como la existencia de pérdidas actuales o previstas o la disminución persistente de su nivel de ingresos o ventas; en todo caso, se entenderá que la disminución es persistente si se produce durante tres trimestres consecutivos".

El Estado, a través del Fondo de Garantía Salarial, solo se hará cargo de ocho días de indemnización en los despidos procedentes de las pymes, cuando la anterior reforma de 2010 lo generalizó a cualquier empresa.

CONTRATO INDEFINIDO DE APOYO PARA EMPRENDEDORES. Se introduce un contrato para impulsar las contrataciones de jóvenes en las pymes: solo podrán utilizarlos las empresas de menos de 50 empleados (que, según datos del Instituto de Estudios Económicos en septiembre de 2011, son el 99,1% de las empresas españolas), y tendrá un periodo de prueba de un año (hasta ahora el límite máximo era seis meses en el caso de titulados superiores). Los empresarios podrán deducirse -de forma progresiva- 3.000 euros por el primer trabajador que contraten siempre que sea menor de 30 años.

Además, el empleado podrá seguir cobrando el 25% de su prestación por desempleo durante el primer año, de forma que por primera vez se compatibilizará que un trabajador trabaje y al mismo tiempo perciba el paro. Del mismo modo, la empresa podrá deducirse el 50% de la prestación por desempleo que cobraba  la persona que ha contratado.

FOMENTO DE LA CONTRATACIÓN INDEFINIDA. Se introducen nuevas bonificaciones a la contratación indefinida, de hasta 3.600 euros durante tres años para quien emplee a jóvenes de entre 16 y 30 años, y de 4.500 euros para parados de larga duración mayores de 45 años.

SUELDO Y CONDICIONES LABORALES. A partir de ahora,  la “cuantía salarial” se incluye entre las condiciones de trabajo que la dirección de la empresa puede acordar “por razones económicas, técnicas, organizativas o de producción”. Entre esas razones están “las relacionadas con la competitividad, productividad u organización técnica o del trabajo en la empresa”. Esa definición afecta a los trabajadores con sueldos por encima de los mínimos de convenio de su categoría. Por lo que se abre la puerta a bajar salarios si la empresa alega razones de competitividad.

TEMPORALIDAD. El Gobierno recupera, a partir del 1 de enero de 2013, el límite de dos años para el encadenamiento de contratos temporales, que había sido suspendido hace unos meses con carácter temporal (para los años 2012 y 2013).

NEGOCIACIÓN COLECTIVA. La reforma laboral limita la ultraactividad de los convenios, es decir, la renovación automática cuando no haya acuerdo entre trabajadores y empresarios, deforma que los convenios "ya no estarán vigentes" tras dos años.

Además, el convenio de empresa prevalecerá ya siempre sobre cualquier otro convenio. La regulación del anterior Gobierno en ese sentido admitía excepciones.

EXPEDIENTES DE REGULACIÓN DE EMPLEO. La nueva reforma laboral elimina la autorización laboral de los despidos colectivos, es decir, si hasta ahora un ERE debía ser aprobado por la consejería de empleo de la comunidad autónoma y por el juez, ahora solo será necesaria la autorización judicial.

También permite que los trabajadores afectados por un ERE temporal que finalmente acaben despedidos puedan recuperar hasta 180 días de indemnización de paro.

FORMACIÓN. Se reconoce el derecho de todos los trabajadores a 20 horas de formación pagada por el empresario y se crea una cuenta de formación, análoga a la vida laboral que elabora la Seguridad Social, que recopilará toda la formación recibida por el trabajador, para facilitar su inclusión en itinerarios de empleo.

Además, el contrato para la formación y aprendizaje se podrá hacer a un trabajador de hasta los 30 años mientras la siempre la tasa de paro juvenil en España supere el 15% (ahora supera el 40%).

CAPITALIZACIÓN DEL DESEMPLEO. Se posibilita la capitalización del 100% de la prestación por desempleo para jóvenes de hasta 30 años y mujeres de hasta 35 años que inicien una actividad como trabajadores autónomos. Hasta ahora era solo el 80%.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Llamar

E-mail

Cómo llegar